Cuevas de hielo de Mendenhall

Alaska – Las cuevas de hielo del Mendenhall Glacier

El Glaciar Mendenhall es un glaciar de 19 kilómetros de largo que se encuentra ubicado en Mendenhall Valley, en el sudeste de Alaska.

Este glaciar ha sido conocido con diferentes denominaciones: Sitaantaagu (“el glaciar detrás de la ciudad”), Aak’wtaaksit (“glaciar detrás del lago”) y Auke (en honor al naturalista John Muir) han dado nombre a este glaciar. Sin embargo, a partir de 1981 y en honor a Thomas Corwin Mendenhall, uno de los más importantes profesores científicos de la región, se le conoce como Mendenhall Glacier.

El glaciar y las zonas adyacentes, se encuentran incluidas en la Mendenhall Glacier Recreation Area. Un área designada por el gobierno federal del Bosque Nacional Tongass con el objetivo de salvaguardar el glaciar y la naturaleza circundante.

El glaciar, junto con otros de la zona, forman parte del campo de hielo de Juneau, que es considerado como el quinto campo de hielo más grande de Norteamérica. A mediados del siglo XVIII, el glaciar Mendenhall llegó a su máxima longitud, comenzando entonces su retroceso. Desde el año 1958, el glaciar ha retrocedido 2,8 kilómetros. Este hecho se debe,  principalmente, al fenómeno del cambio climático que provoca que los glaciares se derritan más rápidamente de lo que lo harían de forma natural. No obstante, las nieves perpetuas que caen sobre el campo de hielo de Juneau tardan unos 250 años en llegar al valle Mendenhall, por lo que se calcula que glaciar aún tardaría varios siglos en desaparecer por completo.

Cuevas de hielo de Mendenhall

La fusión del hielo, a lo largo del glaciar, ha provocado la formación de numerosas cuevas que conforman un auténtico espectáculo natural. Un lugar donde el agua discurre  bajo las bóvedas de hielo de tonos azulados.

El color azul se debe a que el hielo absorbe todos los colores del espectro de luz visible excepto éste, que es el que resulta reflejado, y el que le da a estas cuevas su característico tono azulado.

La visita a las cuevas de hielo de Mendenhall presenta enormes riesgos, ya que son susceptibles de colapsar, ya sea en su totalidad o en parte. Su entrada es la zona que presenta una capa de hielo más fina y la que es más vulnerable al colapso.

Cuevas de hielo de Mendenhall

Para acceder a ellas, existen dos opciones. La primera consiste en realizar una caminata y escalada sobre el hielo, y la segunda a través de las aguas del lago. Ambas rutas implican riesgos, por lo que se recomienda encarecidamente ir acompañados por un guía local que sea conocedor de la ruta. Para atravesar el lago hay que abrirse paso a remo a través de las heladas aguas del lago Mendenhall. Debido al deshielo, el nivel de las aguas del lago va en aumento, por lo que el límite de éste se sitúa cerca de la cara del glaciar, donde grandes bloques de hielo pueden desmoronarse.

En el interior de las cuevas, hay que tener siempre presente el riesgo de desplome del hielo, que se puede romper en cualquier momento dejando caer bloques de hielo de gran tamaño. Debido al deshielo y al movimiento del glaciar,  las cuevas pueden cambiar de forma y tamaño en muy poco tiempo, o incluso llegar a desaparecer.

Se trata, sin duda, de todo un espectáculo natural. Un viaje por las entrañas de un auténtico coloso de hielo.

Enviado por David Codina

 

Deja un comentario