Cristo del abismo

Italia – Liguria – Abadía de San Fruttuoso y Cristo del Abismo

Cerca de Camogli, en la región de la Liguria, situada a pie de playa, nos encontramos con La Abadía de San Fructuoso de Capodimonte (Abbazia di San Fruttuoso en italiano).  Se trata de un lugar de culto ubicado en la bahía del mismo nombre, dentro del parque del Monte Portofino.

La abadía está dedicada a San Fructuoso de Tarragona, el obispo catalán y un santo del siglo III, cuyas cenizas se mantienen en la abadía, donde serían transferidas posteriormente a la invasión árabe de la Península Ibérica.

La abadía fue construida a mediados del siglo X por monjes griegos y fue reconstruida entre el final del siglo X el comienzo del siglo XI.

abadia san fruttuoso

En el mismo siglo pasó a los monjes benedictinos, pero a partir del S. XVI fue abandonada y utilizada como vivienda. En 1933, el Estado italiano, inicia los trabajos de restauración. Desde 1983, la abadía es parte del patrimonio arquitectónico del Fondo para el Medio Ambiente de Italia, gracias a la donación de los dueños Frank y Orietta Pogson Doria Pamphili.

El conjunto de la abadía cuenta con 5 estructuras relevantes:

  • La iglesia
  • El Museo
  • El Claustro y el sepulcro de la familia Doria
  • La Torre
  • La Torreta

El acceso a la abadía sólo puede realizarse por mar o recorriendo dos senderos. El primero desciende desde el monte de Portofino y el segundo recorre la costa desde la bahía de Portofino.

interior abadia san fruttuoso

torre san fruttuoso

En su bahía se encuentra la famosa estatua del Cristo del Abismo (Cristo degli abissi en italiano).

La idea de la estatua nace de Duilio Marcante que, tras la muerte de Dario Gonzatti durante una inmersión, insistió en la colocación de una estatua de Cristo sobre el fondo marino.

El Cristo del Abismo es una estatua de bronce colocada en 1954 en el fondo de la bahía de San Fructuoso, entre Camogli y Portofino.

La estatua, de aproximadamente unos 2,50 metros de altura fue creada por el escultor Guido Galletti, y se colocó, gracias a la ayuda de la Marina Italiana, a unos 17 metros de profundidad. Los brazos de Cristo miran hacia arriba, a Dios en el cielo, y están abiertos en señal de paz.

Para obtener el bronce de la estatua se fundieron medallas de bronce, campanas y elementos navales (incluso las hélices de los submarinos estadounidenses donados por la U.S. Navy). Tras la muerte de Marcante se colocó una placa en la base de la estatua en su memoria.

En 2003, la estatua fue restaurada para preservarla de la corrosión y de las incrustaciones que la afectaban y, sobre todo, para volver a colocar la mano desprendida por culpa de un ancla, y que pudo ser recuperada por un buzo.

Cristo del abismo

El buceo para observar la estatua es una de las excursiones más populares de la costa de Liguria, y el Cristo se ha convertido en el símbolo de la pasión por el buceo y el mar.

La inmersión para contemplar el Cristo, es relativamente simple, poco profunda, y no requiere ninguna precaución especial más que la presencia de acompañantes inscritos en la región de Liguria una vez nos encontramos  dentro del Área Natural Protegida.

Enviado por David Codina

Deja un comentario