Perú- Machu Picchu – El Puente Inca

El Puente Inca, es una impresionante muestra de arquitectura inca que se encuentra al oeste de la Ciudad Inca de Machu Picchu. A modo de aclaración, si nos situáramos de frente a Huayna Picchu (la típica montaña que suele aparecer en las fotos) el acceso al sendero queda ubicado a nuestra espalda.

No debe confundirse con el Camino Inca que sigue otro recorrido.

Para visitar este puente se debe caminar, desde la casa del guardián unos 10 – 15 minutos, por un sendero que, en ciertos momentos, se vuelve realmente estrecho. El camino es de escasa dificultad y muy agradable por encontrarse rodeado de vegetación. Al recorrerlo, se disfruta del paisaje y de vistas espectaculares al abismo.

 A fin de controlar el flujo de visitantes, es obligatorio registrarse al ingresar y al salir.

El sendero que permite el acceso al Puente Inca pasa junto a una montaña de granito por el lado izquierdo y, a partir de cierto punto del recorrido, el abismo queda por el derecho. Es muy aconsejable pararse unos instantes a contemplar el paisaje en el momento en que se abre el sendero. Desde aquí se puede contemplar todo el valle del río Vilcanota con la central hidroeléctrica al fondo.

Unos metros más adelante, el camino empieza a descender y ya se puede distinguir la enorme pared de granito donde está ubicado el Puente Inca.

El Puente esta construido sobre una base de piedra con dos enormes peñones labrados, donde destacan unos troncos gruesos. Si se sacaran estos maderos o troncos sería inaccesible el paso porque la geografía no lo permite.

Por su peligrosidad, el puente no puede cruzarse. Sin embargo, el sendero finaliza en valla de madera a escasos metros del mismo, por lo que es un muy lugar para efectuar fotografías de proximidad.

El retorno debe efectuarse deshaciendo nuestros pasos y volviendo por el mismo sendero.

Es, sin duda, uno de esos rincones de Machu Picchu que muchos de los visitantes, fascinados por la ciudadela y Huayna Picchu, dejan de visitar. Se trata de un lugar relativamente apartado de la Ciudadela y a espaldas de lo que se suele mirar en Machu Picchu. Pero, si se dispone de tiempo, es muy recomendable abandonar por unos minutos la zona donde se suele concentrar todo el gentío y dedicarlos a explorar este “pequeño tesoro” que nos harán entender un poco mejor el modo de vida y la cultura de la civilización Inca.

 Enviado por David Codina

Deja un comentario