Italia – Roma – La puerta del Priorato de Malta

Estamos ante uno de los secretos mejor guardados de Roma. El único indicador es una pequeña cola de curiosos en medio de la tranquila Piazza dei Cavalieri di Malta, que esperan a mirar por la cerradura de la puerta del Palacio del Aventino. 

 

Roma, ¿ciudad eterna? ¡Absolutamente!. Roma no deja indiferente a nadie. Roma despierta odios y pasiones. Ciudad que te muestra su grandeza en cada calle, en cada fuente, en cada piedra… Roma disfrutó de su momento de esplendor como centro del más grande imperio de la antigüedad y, asimismo, conoció la mayor de las decadencias. 

Innegable es el magnetismo existente entre esta ciudad y el poder. Roma se identifica como centro de poder político y religioso y, salvo pequeños períodos de tiempo, esto ha sido así desde el mismo momento de su fundación, en el año 753 a. C.

Pues bien, más allá de las típicas y obligadas visitas a San Pietro del Vaticano, Foro romano, plazas diversas y museos varios, Roma también esconde sus secretos. Y uno de ellos es, sin duda alguna, la cerradura de la puerta de la embajada del Priorato de Malta. 

La mencionada embajada se encuentra a escasos metros del jardín de los naranjos. Un jardín del que se tienen unas vistas excepcionales de la ciudad de Roma y que suele visitarse al atardecer, ya que es en este momento cuando la luz incide de una manera especial sobre la ciudad.

Desde el jardín de los naranjos, debemos dirigirnos hacia la Piazza dei Cavalieri di Malta. A modo de orientación, se puede añadir que en el trayecto dejaremos la iglesia de Santa Sabina a nuestra derecha.

Al llegar a la plaza, lo más probable es que encuentre una fila de gente delante de una puerta cerrada que da acceso a un edificio. Este edificio alberga la embajada del Priorato de Malta, una orden religiosa católica conocida también como la Orden de Malta. Lo único que hay que hacer es situarse en el último lugar de la fila y esperar su turno. En el muy improbable caso en que no hubiera ningún tipo de fila, cabe mencionar que la embajada del Priorato de Malta la encontraremos a nuestra derecha.

Tanto la embajada de los Caballeros de Malta como su sede central (que se encuentra en el centro de Roma, junto a la Plaza de España) son edificios extraterritoriales y, por lo tanto, no se consideran parte de Italia. Por lo que al mirar por la cerradura, estaremos viendo Italia, Malta y el Vaticano ¡desde un mismo punto!. 

 

Aunque el edificio está cerrado al público, está totalmente aceptado espiar por el ojo de la cerradura de los Caballeros de Malta. La visión que se nos ofrece es realmente sorprendente y tiene bien merecida una visita.

Quizás la combinación de simplicidad, curiosidad y algo de casualidad, hacen que este lugar sea, sin duda, uno de los lugares más curiosos de Roma. 

Si quiere descubrir más sobre la ciudad Ciudad Eterna, click aquí

Enviado por David Codina

Deja un comentario