oasis de chebika

Túnez – Oasis de Chebika

La vida en el desierto es muy dura para toda persona que no lo conozca. En este ámbito hostil, el agua es el bien más deseado para la supervivencia. No en vano, es definido como oro líquido en la cultura musulmana.

El oasis de Chebika se encuentra ubicada a unos 50 kilómetros al Norte de Tozeur y ya cerca de la frontera con Argelia. Debido a su situación y su altitud, fue un antiguo puesto defensivo en época romana. Chebika destaca por sus espectaculares paisajes y por sus casas construidas en piedra y adobe escondidas en la ladera de la montaña.

Este oasis, junto a los de Tamerza y Mides (a pocos kilómetros al norte de Chebika), se engloba en lo que se conoce como oasis de montaña.

La ruta más habitual para llegar al Oasis de Chebika parte desde Tozeur. Desde allí, hay que tomar la carretera P16, en dirección a Argelia, hasta llegar a As-Sabikah. La carretera está asfaltada, pero las tormentas del desierto hacen que varios tramos puedan encontrarse sepultados bajo la arena.

Una vez en As-Sabikah, hay que tomar el desvío hacia el oasis en dirección hacia la parte alta de la montaña donde termina la carretera y comienza la ruta. Allí podremos encontrar un parking y algunos puestos de venta de souvenirs.

Veremos también como un gran grupo de palmeras preside la localidad, se trata del Oasis de Chebika. Puede que este oasis sea uno más de los muchos que podemos encontrarnos en Túnez, pero lo interesante de este lugar es el nacimiento del río que da vida a todo este increíble paraje. Durante la puesta de sol, el contraste entre la silueta verdosa de las palmeras y las cumbres ocres que lo circundan, es un espectáculo fascinante.

Desde la parte más alta del pueblo, parte un sendero que recorre las entrañas de un cañón marcado por un río de aguas cristalinas. Tras recorrer unos pocos metros, se llega a uno de los pozos que se han formado de manera natural. Para poder cruzarlo en época de crecidas se ha construido un puente. En este lugar es posible darse un baño de lo más gratificante.

Un poco más adelante, tras sortear una serie de escaleras, llegaremos a una cascada. Tras ella se encuentra una piscina natural,  la cual se estrecha en una pequeña cavidad que pasa hacia otro pozo de gran belleza. Debido a que está situado entre paredes muy verticales, el acceso ha de hacerse desde el agua.

oasis de chebika

Desde esta cascada, parte un camino que asciende la montaña en dirección a un muflón de escayola y piedra que hay en lo alto. Aunque el trayecto es corto, alrededor de unos 10 minutos, no hay sombra en la que guarecerse del sol, por lo que es un hecho a tener en cuenta si estamos realizando la visita en los meses de verano.

Una vez llegados a un punto elevado, encontraremos un estrecho tramo que atraviesa unas paredes totalmente verticales. Al otro lado, existe un pequeño sendero que asciende hasta lo alto de la montaña, donde se encuentra el muflón que hemos mencionado anteriormente.

Chebika era antaño un puesto avanzado de Limes. Los romanos utilizaban unos espejos gigantescos para hacer señales desde este punto.

oasis de chebika

El descenso se efectúa por un camino que nos lleva a la antigua población de Chebika, hoy en día abandonada. Este antiguo asentamiento romano, fue desechado, en su día, para trasladarse a orillas del Oasis y tener el agua lo más cerca posible.

En cuanto a la mejor época para visitar el oasis, hay que tener en cuenta que la temporada alta abarca los meses que van desde Junio hasta Agosto, además de la semana santa. El verano es muy caluroso, pero el resto de meses el clima es muy agradable durante el día y fresco por la noche.

Por lo que respecta a la indumentaria, no hay que olvidar que el oasis de Chebika se encuentra en el desierto. Es aconsejable llevar encima: protector solar, una gorra, gafas de sol, un pañuelo para protegernos de la arena y mucha agua o líquido que evite una posible deshidratación.

El Oasis de Chebika  es, sin duda, un verdadero edén en medio del desierto.

Enviado por David Codina

Deja un comentario